Venta e instalación de Chimeneas.

En Chimeneas Arganda somos especialistas en venta e instalación de chimeneas. Desde hace más de 20 años nos dedicamos a dar calor en todos aquellos hogares que deseen instalar y caldear las frías tardes de invierno con el noble arte del fuego. Algo que no es nuevo, ya que en desde el S. XII encontramos con el término “cheminée”, en francés, refiriéndose a una habitación equipada con chimenea.

Nada más romántico y acogedor

El origen de la chimenea.

Aunque ya en los primeros siglos se conocen intentos de algo similar a lo que es una chimenea, parece que fue en Francia donde comenzaron las chimeneas tal y como las conocemos hoy en día.

La idea que surgió en el S. XII era bastante sencilla. A alguien se le ocurrió que la mejor manera de calentarse en casa podría ser encendiendo una fogata y como no existía Chimeneas Arganda, especialistas en venta e instalación de chimeneas, pues tuvieron que buscarse la vida.

Se dieron cuenta que el principal problema era el humo, la estancia se llenaba enseguida y el aire se hacía irrespirable, así que había que hacer al humo un “camino” para sacarlo de la casa. De ahí parece venir el término francés “cheminée” que fue traducción del latín “caminus”, que a su vez venía del griego, aunque en esta lengua significaba directamente “estufa”.

Poco a poco y por metonimia, se fue generalizando el uso de chimenea al conjunto del hogar abierto (sitio donde se enciende el fuego) y el conducto (chimenea) para liberar los humos. Además, cuando la chimenea está revestida o tiene una intención decorativa, se suele utilizar el término “Chimenea Francesa”, quizá por su origen.

Ya en el Siglo XVIII fue Benjamin Franklin el que inventó una estufa con el nombre de chimenea que, tras haberse apagado el fuego, podía conservar el calor durante horas, además de eliminar los molestos humos.

En la actualidad es raro encontrar una chimenea abierta en un hogar. Desde Chimeneas Arganda nos encargamos de optimizar el calor del fuego en tu casa, instalando chimeneas, estufas o cassettes. Veremos a continuación las diferencias de cada sistema.

Chimenea entrañable y decorativa

Tipos de chimenea

Hogar abierto

Son las tradicionales, las chimeneas que vemos en las películas. No hay nada más romántico ni más acogedor que una chimenea abierta, pero no nos engañemos, si lo que quieres es calentar tu casa, es la peor opción posible.

No solo por la suciedad que genera, paredes negras a medio plazo y ropa con olor a humo. Hablemos también del escaso 30% de rendimiento que generan al perder la mayoría de su poder calorífico por el tiro, frente al 80% o 90% que podemos conseguir con otras opciones.

También es importante y a tener en cuenta el peligro que supone el tener el fuego a muy pocos centímetros, no solo de las personas, también de los muebles, cortinas, alfombras. Y si tienes niños es una opción que deberías descartar. Su limpieza también es bastante más complicada que en las demás opciones.

No obstante, quizá antepongas un sentido estético y romántico a tu chimenea y optes por esta opción. En Chimeneas Arganda instalamos lo que se suele llamar “Chimenea Francesa” sobre todo en casas de campo, casas rurales, estancias de fin de semana e, incluso, restaurantes con un toque rústico.

El embrujo del fuego

Cassette

Desde hace años es la opción más utilizada. Vistos los inconvenientes de tener una chimenea abierta la opción más lógica es la de instalar un cassette o insert en el “hueco” del hogar. Este sistema incluye un sistema de ventilación para que la distribución del aire caliente se produzca de manera más eficiente por toda la casa. Con este sistema alcanzamos eficiencias del 80% frente al 30% comentado anteriormente en las chimeneas francesas. Además, incorpora un sistema de “control del fuego” por el que, dejando entrar más o menos aire, facilitamos la combustión o impedimos el exceso de fuego cuando no sea necesario. Su limpieza se realiza de manera más cómoda que en las de chimeneas de hogar abierto y, si bien es cierto que todavía tenemos un elemento peligroso (el cristal que incorpora que puede alcanzar altas temperaturas), evitamos el contacto directo con el fuego y la posibilidad de que salten peligrosas chispas que pueden dañar a las personas y a los enseres de la vivienda, pudiendo llegar a provocar hasta incendios. En Chimeneas Arganda somos especialistas en la venta e instalación de cassettes, más de 20 años de experiencia nos avalan en este aspecto.

Estufas

Las estufas tienen la particularidad de no necesitar un hogar para ser instaladas. Es decir, no es necesario un “hueco” y bastará con poder instalar una salida de humos pero en este caso no es necesario que esté realizado de obra. De esta forma podemos instalar una estufa en cualquier estancia de la casa. Las estufas suelen ser metálicas, de acero o de hierro fundido y su rendimiento se centra en dar calor, principalmente a una sola habitación de la casa. A diferencia de insertar un cassette en el hogar y por las necesidades de una salida de humos, esta será visible. En Chimeneas Arganda somos especialistas en la venta e instalación de estufas, así que conseguiremos equipar tu hogar con la belleza del fuego de la manera más eficiente y estética posible.

Estufa de leña, otra opción

Tipos de combustible

Hay varios tipos de combustible que puedes utilizar en tu chimenea. Ten en cuenta que hay una opción de combustible adecuada para cada de tipo de chimenea así que, deberás tener bastante claro el tipo de chimenea que deseas instalar y el tipo de combustible que deseas adquirir para realizar la instalación más acorde a tus prioridades. En Chimeneas Arganda te asesoramos sobre la mejor opción.

LEÑA

Es el combustible más tradicional y el que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en una chimenea, pero hay más opciones. Dentro de las leñas hay varios tipos, siendo las más utilizadas como combustible para chimeneas las de pino (blanda), alcornoque (blanda), fresno (intermedia), encina (dura) y haya (dura). Las maderas más blandas queman mejor y son ideales para iniciar el fuego (aunque no es recomendable, el pino es muy resinoso, se presenta en forma de astilla y se recomienda solo para el encendido), pero tienen bastante menos poder calorífico que las maderas duras. Una opción recomendable y la más utilizada es la leña de encina. También se presenta en forma de briquetas, una opción a descartar por su alto precio (aunque pueden prenden muy bien y puede servir como opción para iniciar el fuego).

Leña directa al corazón

PELLETS

Los pellets están elaborados con serrín natural seco sin aditivos, son un combustible natural. No lleva ningún aditivo para su aglomerado ya que se consigue con una sustancia propia que desprende el serrín (lignina). Los pellets se presentan en forma de cilindros muy pequeños (3-4 cm) y son muy limpios y fáciles de almacenar, además, debido a su contenido natural, no contaminan ni manchan. Se presentan en bolsas, sacos de una tonelada (denominados bigbag) o suministrados directamente a los depósitos de las calderas, que es la forma más cómoda, ya que el propio aparato realiza la tarea del suministro de pellets de forma automatizada.  Es el combustible que, ahora mismo, mayor rendimiento alcanza, hasta un 90%. Eso si, necesitarás instalar una estufa especial para pellets. En Chimeneas Arganda también somos especialistas en venta e instalación de estufas de pellets.

GAS

Si quieres optar por un combustible que no sea “físico” puedes optar por un aparato a gas. No obtiene un rendimiento tan elevado como la leña o los pellets (sobre el 60%) pero permite regular la intensidad de la llama, incluso disponiendo los equipos de mando a distancia. La provisión del combustible es, en este caso, algo más complicada que en el caso del combustible físico ya que necesitas disponer en tu hogar de gas natural o, si no es posible, deberás nutrir la chimenea con bombonas de propano. En Chimeneas Arganda también te asesoramos en la venta e instalación de chimeneas a gas.

BIOETANOL

La opción más “moderna” y decorativa. No necesitan ni tiro ni extracción de humos y por sus diversos tamaños se pueden colocar en cualquier lugar de tu casa. Por este motivo también puedes darte el capricho de adquirir una de estas chimeneas, ya que, las más pequeñas, se pueden comprar a partir de 30€. Además, el combustible también se presenta en “pequeñas dosis”, pudiendo comprar el mismo desde tamaños de 1 litro. Aparte del motivo decorativo también se pueden instalar equipos de bioetanol pensando en el calentamiento del hogar, aunque el precio del combustible es bastante elevado y el olor que desprende es bastante característico. Un capricho que quizá no sea la más práctica de las opciones que también tenemos en Chimeneas Arganda.

Quemador de bioetanol, elegancia al alcance de todos